Entradas

10 TV Shows that will help you Learn British English

If you want to learn British English, but you’re fed up of reading, writing and speaking all the time, relax in the evening with one of these classic British TV shows. Watching TV shows, films, listening to the radio or podcasts are great ways to incorporate English into your everyday schedule without over-exerting yourself. Keep reading to find out about our recommended TV shows to learn British English, each of them with a varied audience, genre and content so there’s something to suit everyone!

 

 

Downton Abbey, 2010 2015

If you are a fan of history, vintage fashion and Received Pronunciation English, then you will love Downton Abbey. It’s a period drama, set in a large country estate between the years 1912 – 1925, so you can imagine how much drama and how many historical events are covered. Perfect for anyone who wants to perfect their RP accent, with some old-fashioned idioms and vocabulary too. Downton Abbey is also useful as an insight to British heritage and culture, namely table etiquette!

 

Only Fools and Horses, 1981 2003

On the other end of the spectrum, we have Only Fools and Horses – a British sitcom set in Peckham in South East London, following the story of an ambitious market trader (Derek ‘Del Boy’ Trotter), his younger brother (Rodney) and their granddad (later replaced by their Uncle Albert). Probably a more accurate representation of British culture, Only Fools and Horses celebrates the charm of slightly skew-whiff characters and indulges whole-heartedly in British humor. Also perfect for anyone working on their Cockney Rhyming slang!

 

Have I Got News for You, since 1990

Have I Got News for You is a British panel show about current affairs The show is known and widely appreciated for its satire, with many controversial opinions and what could be considered inside jokes among presenters. The show also has guest presenters who are often comedians but sometimes politicians, chefs, actors and musicians. Ideal to learn British English while learning about a variety of topics!

 

Blue Peter, since 1958

Here’s one for the children… Blue Peter is the longest-running children’s television program in the world. Blue Peter is considered educational as it teaches children about animals, nature, books, other countries and charity. Children are also encouraged to follow along with arts and crafts segments on the show as well as some baking and gardening. The show has had many presenters, usually two men and two women at a time, as well as many pets. Many of the Blue Peter presenters are ethnically diverse, further encouraging tolerance and understanding of others from a young age. This is a must watch for any parent who wants their children to learn British English.

 

Peep Show, 2003 2015

Peep Show is a British sitcom following the lives of two friends sharing a flat in Croydon, London. Both characters are quite different personalities, and the show often utilizes point of view shots where you can see the story unfold as if you are the character. Peep Show is known for quite dark humor, as well as swearing and slang, so it’s perhaps not the best to watch with children around. Enjoy for a range of London accents and idioms!

 

Blackadder, 1983 1989

Blackadder is a series of comedy sitcoms where each one is set in a different historical period throughout history. Each series follows the story of Edmund Blackadder (played by Rowan Atkinson) and implies that each character is a descendant of the one in a previous series. Blackadder is an unfortunate character, who remains cynical and selfish throughout the series’ whereas his sidekick, Baldrick (played by Tony Robinson) remains dim and dirty throughout, despite his “master” improving. Blackadder is another great example of British humor, with Blackadder himself seemingly enforcing a crude British stereotype, but is great for any history fans.


Father Ted, 1995
1998

Father Ted might not be so useful for working on your English accent but everyone agrees Irish ones sound nicer! Father Ted is set on a fictional island off Ireland’s west coast with a group of priests who have been exiled for previous mistakes they have made. It’s a comedy, and it’s perfect for challenging yourself if you find Irish accents quite difficult to understand.

 

Eastenders, since 1985

Eastenders is a British soap opera, set in East London in the fictional London borough of Walford. Each episode follows multiple, intertwined stories of the locals, who fulfil classic East End gangster stereotypes while, quite realistically, representing a multicultural and dynamic environment typical of East London. The series is full of drama (like most soap operas), colloquialisms, slang and a fairly accurate insight to the lives of East End Londoners or perhaps working class British people, but that is up for debate!

 

QI, since 2003

QI or ‘Quite Interesting’ is a British panel show where contestants should gain points by either answering extremely obscure questions correctly or by giving such an interesting (albeit wrong) answer to a question. Contestants vary except for comedian, Alan Davies, and the host, Stephen Fry, who will soon be replaced by Sandi Toksvig. QI is great for anyone who likes comedy, trivia and discussion and is a fun way to learn British English in an engaging manner.

 

Doctor Who, since 1963

Doctor Who is one of the longest running British sitcoms. It is another perfect one for both children and adults, following the adventures of a Time Lord (the Doctor) who encounters aliens, robots and all kinds of things along the way. The Doctor is accompanied by a companion, who changes each series, as he tries to save different civilizations from evil.

Take it from: http://www.spokenenglishpractice.com/learn-british-english-fast/

Trucos para aprender cualquier idioma

1. Tienes que tener claro por qué lo estás haciendo

Puede parecer obvio, pero si no tienes un buen motivo para aprender otro idioma, es muy probable que, a la larga, se te acabe la motivación. Querer impresionar a tus amigos con tu nivel de francés no es un motivo demasiado bueno, pero querer conocer de verdad a una persona francesa en su propio idioma es definitivamente otra cosa. Sea cual sea tu motivación, cuando decides aprender un nuevo idioma, lo realmente importante es comprometerse al máximo:

“Vale, quiero aprender esto, y por eso voy a hacer todo lo que pueda en este idioma, con este idioma y por este idioma.”

2. Sumérgete

Ya te has hecho la promesa, te has comprometido. ¿Y ahora qué? ¿Hay algún tipo de camino correcto para aprender? Matthew Youlden, un genio que habla 9 idiomas, recomienda el “enfoque maximizado de 360°”: no importa qué herramientas uses para aprender el idioma, lo importante es que practiques todos y cada uno de los días.

“Yo tiendo a querer absorber cuanto más mejor desde el principio, de manera que, si estoy aprendiendo algo, lo llevo al extremo e intento usarlo a lo largo del día. Conforme la semana avanza, intento pensar en ese idioma, intento escribirlo e incluso me hablo a mí mismo en ese idioma. Para mí, en realidad, todo consiste en poner en práctica lo que sea que estés aprendiendo, ya sea escribiendo un e-mail, hablando contigo mismo, escuchando música u oyendo la radio. Rodearte y sumergirte en la cultura del idioma que estás aprendiendo es extremadamente importante.”

Recuerda que el mayor beneficio de hablar otro idioma es poder comunicarte con otros. Ser capaz de mantener una conversación sencilla es una recompensa increíble en sí misma. Alcanzar metas de este tipo pronto hará que te sea más fácil seguir motivado y practicando:

“Siempre tengo en la cabeza que, en realidad, se trata de adaptar la manera en la que tú piensas a la manera en la que se piensa en ese idioma. Obviamente no hay solo una manera en la que un hablante de español, de hebreo o de holandés piensa, pero el truco está en usar el idioma para construir tu propia realidad idiomática.”


3. Encuentra un compañero

Matthew aprendió varios idiomas junto con su hermano gemelo Michael, ¡quienes abordaron su primer idioma, el griego, cuando tenían solo ocho años! Matthew y Michael, o los Super Polyglot Bros (como me gusta referirme a ellos), adquirieron sus superpoderes a base de la tan tradicional rivalidad entre hermanos:

“Estábamos motivados y todavía lo estamos. Nos empujamos el uno al otro a seguir adelante. Si mi hermano se da cuenta de que yo estoy haciendo más que él, se pone un poco celoso e intenta superarme (creo que eso es porque él es mi gemelo, yo soy el original) y lo mismo en el sentido opuesto.”

Por lo tanto, aunque no tengas un hermano o hermana que te acompañe en tu aventura para aprender idiomas, tener un compañero o compañera te empujará a seguir intentándolo un poco más y a permanecer motivados:

“Creo que es un enfoque fantástico. Tienes a alguien con quien puedes hablar y, al final, esa es la idea básica detrás del proceso de aprender un idioma.”


4. Mantenlo relevante

Si tu objetivo desde el principio es mantener una conversación, es más improbable que te pierdas en libros de texto y manuales. Hablar con gente hará que el proceso de aprendizaje siga siendo relevante para ti:

“Estás aprendiendo un idioma para poder usarlo. No vas a hablar solo contigo mismo. La parte creativa del asunto está en ser capaz de poner el idioma que estás aprendiendo en una disposición diaria más general y útil, ya sea escribiendo canciones, intentando hablar con gente o usándolo cuando vas al extranjero. Pero no hace falta que vayas al extranjero, puedes ir al restaurante griego que está al final de la calle e intentar pedir la comida en griego.”


5. Diviértete

Usa tu nuevo idioma de cualquier forma que sea creativa. Los Super Polyglot Bros practicaban el griego escribiendo y grabando canciones. Piensa en alguna manera divertida de practicar tu nuevo idioma: haz un programa de radio con un amigo, dibuja un cómic, escribe un poema o trata de hablar en él con quien puedas. Si no eres capaz de encontrar una manera divertida de practicar tu nuevo idioma, hay muchas posibilidades de que no estés siguiendo el epígrafe 4…


6. Actúa como un niño

Con esto no quiero decir que tengas rabietas o que te llenes el pelo de comida cuando vas a un restaurante, sino que intentes aprender como lo hacen los niños. Se está demostrando que la hipótesis de que los niños son intrínsecamente mejores aprendiendo que los adultos es un mito. Nuevas investigaciones no son capaces de encontrar una relación directa entre la edad y la capacidad de aprender. Puede ser que la llave para ser capaces de aprender tan rápido como lo hacen los niños esté en tomar determinadas actitudes infantiles: falta de conciencia de uno mismo (en el sentido de estatus social), el deseo de jugar en la lengua y la disposición a cometer errores.

Aprendemos a base de equivocarnos. Cuando somos niños, se espera que cometamos errores pero cuando somos adultos, los errores se convierten en algún tipo de tabú. Es más probable que un adulto diga “no sé” antes que “no he aprendido eso todavía” (no sé nadar, no sé conducir, no sé hablar inglés). Que te vean equivocándote o, incluso, teniendo dificultades es un tabú social que no afecta a los niños. Cuando aprendes un idioma, admitir y aceptar que no lo sabes todo es la llave para alcanzar crecimiento y libertad. Despréndete de tus barreras de adulto.

7. Abandona tu zona de confort

No tener miedo a cometer errores significa estar preparado para ponerte a ti mismo en situaciones potencialmente embarazosas. Esto puede dar un poco de miedo, pero es la única manera de desarrollarse y mejorar. No importa cuando estudies, nunca hablarás un idioma si no te pones a ti mismo en esa situación: háblales a extranjeros en su idioma, pregunta direcciones, pide la comida, intenta hacer chistes. Cuantas más veces lo hagas, mayor será tu zona de confort y mayor será la facilidad con la que te enfrentarás a nuevas situaciones:

“Al principio te vas a encontrar dificultades: tal vez sea la pronunciación, o la gramática, tal vez sea la sintaxis, o que no entiendas los dichos. Pero creo que lo más importante es tratar de desarrollar ese “sentido del idioma”. Cada hablante nativo tiene un sentido de su idioma, y eso es, básicamente, lo que te convierte en un “hablante nativo” si puedes hacer de ese idioma el tuyo.”


8. Escucha

Tienes que aprender a caminar antes de aprender a correr. En el mismo sentido, tienes que aprender a escuchar antes de aprender a hablar. Cualquier idioma suena raro la primera vez que lo escuchas, pero cuanto más lo escuchas más familiar se vuelve y más fácil te será hablarlo:

“Somos capaces de pronunciarlo todo, solo que no estamos acostumbrados a hacerlo. Por ejemplo, el sonido de “r” fuerte no existe en la variante de inglés que yo hablo, pero cuando estaba aprendiendo español había palabras con esa “r” fuerte, como “perro” o “reunión”. Para mí, la mejor manera de aprender a dominar ese sonido era oírlo constantemente, escuchándolo; luego, tratar de visualizar o imaginar cómo se supone que hay que pronunciarlo, ya que para cada sonido hay una parte específica de la boca o de la garganta que hay que usar.”


9. Mira a otros hablando

Idiomas distintos demandan cosas distintas de tu lengua, labios y garganta. La pronunciación es tanto física como mental:

“Una manera (aunque puede sonar un poco extraño) es observar cuidadosamente a otros mientras dicen palabras que usan ese sonido, y luego tratar de imitarlo tanto como sea posible. Créeme, puede ser difícil al principio, pero lo conseguirás. En realidad es algo fácil de hacer, solo necesitas practicar.”

Si no puedes observar e imitar a hablantes nativos en vivo, ver películas extranjeras o televisión en versión original puede ser un buen sustituto.


10. Háblate a ti mismo

Si no tienes a nadie con quién hablar en el idioma que estás aprendiendo, no hay nada malo en hablarte a ti mismo:

“A lo mejor parecerá que estás loco, pero, en realidad, hablar contigo mismo en un idioma es una buena manera de practicar si no tienes a nadie más con quién hacerlo.”

Esto puede ayudarte a mantener nuevo vocabulario o nuevas frases bastante frescas en tu mente, de manera que te sentirás más confiado cuando tengas que usarlas con otra persona.

Bonus: ¡relax!


Nadie se va a molestar por que le hables en su idioma aunque sea mal. Si empiezas cualquier interacción con un “Estoy aprendiendo el idioma y me gustaría practicar…” la mayoría de la gente será paciente, te apoyará y te animará a seguir. Incluso si hay aproximadamente mil millones de hablantes de inglés no nativos en el mundo, la mayoría de ellos preferirá hablar su propio idioma si tiene la posibilidad. Tomar la iniciativa de introducirse en el mundo idiomático de alguien facilitará el trato y los pondrá en una disposición más positiva:

“Está claro que puedes viajar al extranjero hablando solo tu idioma, pero le sacarás mucho más partido si puedes sentirte cómodo en el lugar que estés, siendo capaz de comunicarte, de entender y de relacionarte en cualquier situación que puedas imaginar.”


TOMADO DE: https://es.babbel.com/es/magazine/10-consejos-para-aprender-idiomas

¿Quieres mejorar tu pronunciación?

Bueno, hoy te recomendamos estos cinco sencillos (o no tan sencillos) pasos…

 

1. Fijarte en la acentuación.

La acentuación es importantísima, no solo la de las palabras sueltas sino también la de las frases enteras, también llamada sentence stress. Cuando tus frases tienen un ritmo más propio del inglés suenan más natural y son más fáciles de entender. Además, la acentuación correcta facilita la pronunciación correcta de las vocales (véase el paso 2). El sentence stress es algo que se debería aprender desde el primer día, pero desafortunadamente la mayoría de los cursos de inglés lo tratan como si fuera un detalle o una curiosidad.

 

2. No pronunciar las vocales demasiado fuerte.

Una de las peculiaridades del inglés es que la acentuación de las palabras y frases influye en la pronunciación de las vocales. Las vocales en sílabas no acentuadas tienen tendencia a convertirse en una i corta o en schwa, la vocal difusa que en realidad es la más común de todas.

 

3. No omitir consonantes al final de las palabras. 

El último sonido de las palabras es muy importante no solo para que tu inglés sea correcto, sino también para que sea entendible. En la mayoría de los casos los hispanohablantes se comen estos sonidos sin darse cuenta, así que si piensas que no tienes este problema, ¡es muy probable que estés equivocado!

Si pronuncias la s final cuando debes, ya vas por buen camino. Asegúrate de que también pronuncies bien la m en palabras como name y sometimes, y la d en palabras como card y keyboard. También es muy importante la pronunciación correcta de la terminación –ed en pasado, así como las contracciones con ‘d, ‘ll, ‘ve, ‘m, etc.

pronunciación-en-inglés

 

4. No pronunciar las letras mudas. 

Esta es la mejor manera de mejorar tu inglés con el mínimo de esfuerzo. En muchos casos, la pronunciación correcta de las palabras es más sencilla que la incorrecta, por ejemplo, en palabras como half, debt y through.

 

 

5. Evitar añadir una vocal antes de palabras como eSpain

Otra vez, se trata de un error que la gente tiene sin darse cuenta. Pero el caso es que para el oído del angloparlante “espanish” y Spanish son muy distintos, sobre todo cuando se comete el error de utilizar el artículo an con palabras de este tipo (an “espanish” singer, an “especial” person). Siempre tendrás algo de acento, pero si evitas este error tan típico de los hispanohablantes por lo menos no sabrán inmediatamente cuál es tu lengua materna.